lunes, 22 de mayo de 2017

Birras y más birras

Birra, beer, bier, la biêre, cerveja, cerveza.... ¡En todos los idiomas, nos encanta! Y es que esta bebida, para algunos demasiado amarga para el paladar, es, para muchos más, un placer que saborear en solitario o entre amigos. En nuestra tierra gusta fresquita y rubia, pero tampoco le hacemos ascos a la cerveza negra o a la que, como en países centroeurpeos, se toma a temperatura ambiente. ¡Todas están riquísimas! ¿Y qué decir de los beneficios? ¡Si hasta aporta antioxidantes! ¡Así estamos de jóvenes las dos! Pues sabed que también aumenta el colesterol bueno, aporta calcio y magnesio, mejora los síntomas de la menopausia (....) y previene la osteoporosis, y su aportación calórica es muy baja. Así que, nada de "barriga cervecera", que eso es un bulo como un camión de grande. El que tiene barriga es porque come mucho y no se mueve nada, ¡que se sepa! Y abstenerse de echar la culpa a nuestra querida cerveza, que, además, tiene poco alcohol y favorece la longevidad. Por eso, no podemos por menos que homenajearla dándole su sitio en nuestro hogar.












Y vosotr@s, ¿le haríais un hueco en vuestra casa? 


viernes, 19 de mayo de 2017

Una telefonera renovada

Ya os enseñamos en unos de nuestros posts esta preciosidad de telefonera-revistero que adquirimos no hace mucho. Lo cierto es que estaba en muy malas condiciones, por lo que, a pesar de que nos gustaba en su estado original, no hemos tenido más remedio que "arreglarla".


Aquí podéis ver cómo se encontraba la base de hierro...


y cómo la dejamos tras un buen frote con vinagre y lana de acero fina.


Cubrimos toda la estructura con una buena capa de imprimación (gris, porque era la que teníamos en ese momento en el taller).


Las piezas de plástico de las patas que protegen el suelo de arañazos tampoco estaban en muy buen estado y tuvieron de ser sustituidas.


Así como el canto del sobre de nuestra telefonera, de plástico duro, muy usual en muebles de cocina setenteros ...


No encontramos repuesto similar, así que con nuestra plancha y los cantos adherentes color madera ¡nos apañamos pero que muy bien!


Y si no, para muestra un botón...


Ahora toca pintura...  Un suave rosa vintage fue el elegido para esta renovación.


Color que aquí podéis ver más en detalle.



Patitas nuevas.



Y el papel elegido para hacer el decoupage (cuya foto sobre el proceso hemos borrado tan ricamente...). Su dibujo, que no sabemos muy bien cómo definir, nos enamoró nada más verlo, y tuvimos claro que iba a ser el protagonista de nuestra telefonera.





Todavía nos seguimos preguntando para qué será esta arandela situada en uno de los laterales...








A pesar de su aspecto renovado, sigue teniendo todo su aire retro, ¡y con mucho encanto!

 

Con este "antes y después", nos vamos a un doble cumpleaños, los que celebra nuestra amiga Anna Llansa,  y al que no podíamos faltar, para acompañarla y festejar con ella un momento tan especial.


Así como a nuestra ineludible cita de los Findes frugales, con Marcela Cavaglieri,y todas las demás blogueras con las que, cada fin de semana, compartimos inspiración.


¡Feliz fin de semana!



miércoles, 17 de mayo de 2017

Brujitas con escoba

Hay todo un mundo alrededor de la escoba.... Y vosotr@s diréis... ¿qué dicen éstas? Pues eso, que nos ha dado por investigar sobre estos artilugios de limpieza y hemos descubierto más de lo que sabíamos. Nuestras madres siempre han usado una expresión muy de antaño. ¡Niña, pon la escoba detrás de la puerta! Y con eso querían decir que venían visitas indeseadas... Pero lo de la escoba detrás de la puerta tiene más "condimento"... Al parecer, hay que ponerla del revés para evitar que males mayores entren por la puerta de casa. Y hay más: para atraer suerte se compra una escoba nueva; si queremos suerte en una entrevista laboral o en una cita, lanzamos la escoba al aire; si ansiamos un embarazo, ponemos la escoba bajo la cama... El caso es que hay una lista grande de rituales con estos escobones como protagonistas, y... , como nosotras somos un poco "brujtas", como todas las mujeres (y la que lo niegue, miente), no queríamos dejar pasar la oportunidad de hablar de estos "palos enflecados" y de la belleza que, a pesar de su cotidiano y "aseado" uso, pueden mostrar en su más rústico y vintage aspecto.












¿Sabéis algún ritual más con las escobas? ¿Habíais pensado alguna vez decorar con ellas?


lunes, 15 de mayo de 2017

Molduras ligeras de equipaje

Os comentábamos hace unos días que la feria de Sevilla había caído en Mayo, muy tarde comparado con otros años y, sobre todo, en malísima fecha para los estudiantes de segundo de bachillerato que, tienen fin de curso y Selectividad a la vuelta de la esquina. Es por eso que nuestros hijos, y la mayoría de sus amigos, vivieron dos o tres días de Feria para luego encerrarse a estudiar. Genial hasta ahí, si no fuera porque las dos vivimos en el mismo barrio donde se celebra esta fiesta, cosa que lo hace prácticamente incompatible con el estudio. Ante la perspectiva y la imperiosa necesidad de hincar los codos, una de las Julias le propuso a sus progenitores la posibilidad de irse, con dos amigas más, a estudiar al piso de la playa, propuesta a la que se añadió el mellizo de la mencionada ¿¿Solos?? -Si, mamá los cuatro solos,... Ese momento algún día tenía que llegar; se hacen mayores y reclaman su espacio y su independencia, también la necesidad de que confiemos en ellos y vayamos cortando amarras. Pero no deja de ser dificil aceptar que tus niños, los que hace nada se protegía contra tu falda cada vez que por la calle te parabas a charlar con alguien, ya no necesiten ese amparo ni tu cobijo constante... A todo esto decir que la experiencia ha sido magnífica en todos los sentidos, y no ha habido que lamentar daños materiales ni personales...  Y ya que estaban allí, aprovechamos para pedirles que nos fotografiaran algunos rincones pendientes, como el de esta moldura blanca, independiente y sin ataduras, igual que esa juventud arrolladora que reclama su espacio, ligera de equipaje, 










A pesar de las, cada vez más frecuentes idas y venidas de nuestros vástagos, nos queda el consuelo de pensar que, siempre tendrán en nosotras un refugio al que volver... 



viernes, 12 de mayo de 2017

Cajón Botánico

En otra de nuestras incursiones al mercadillo más tradicional de nuestra ciudad, llamado "el jueves" por ser el día en que se convoca semanalmente, encontramos una gran y destartalada y antigua lámina que, a pesar de su mal estado, atrajo nuestra atención. El señor que regentaba el puesto no quiso cobrarnos nada por ella por su exagerado deterioro, pero nosotras le vimos tantísimas posibilidades que quedamos encantadas con tal presente.


La limpiamos con esmero y cuidado porque, además, tenía polvo para parar siete trenes....


Y procedimos a recortar una parte para el fin que nos habíamos propuesto.


Nos quedaba un cajón, de tres que habíamos conseguido en las "streetshops" de nuestra ciudad, y cuya madera necesitaba un nuevo aire.


Con nuestro magnífico muestrario de pinturas, que ya os enseñamos hace algunos días, elegimos los tonos que más iban al propósito del DIY.


Decoupage con nuestro trozo de lámina...


Y, de nuevo, una estantería diferente para decorar cualquier pared con mucho encanto. ¿No creéis? Aprovechamos que, en el mismo día de compras, adquirimos unos preciosos botes de cristal de un antiguo laboratorio, para adornar, sin más pretensiones, nuestro colorido estante .










Con nuestro cajón botánico nos vamos a casa de Marcela Cavaglieri en busca de nuevas y estupendas ideas, como siempre nos tienen acostumbradas los participantes en esa quedada de Finde Frugal.



¡Feliz fin de semana!


miércoles, 10 de mayo de 2017

¿Porta-cartas?

Cuando llegamos a casa cargadas de bártulos, - el bolso, las compras, la correspondencia recogida del  buzón, las llaves….- nuestro mayor deseo es soltarlo todo de golpe y despojarnos de tanto lastre… Cada una tiene en su entrada una disposición a propósito para tal efecto, una más ordenada que la otra, con una buena cómoda sobre cuyo sobre viene a parar todo lo mencionado…, y una bonita butaca roja, más acorde para arribar las pertenencias. Lo que sí tenemos ambas es un artilugio que ha perdido su sentido original… Ya no recibimos cartas manuscritas que almacenar en nuestros porta cartas. Ahora los llenamos de facturas, citas médicas, panfletos con las ofertas del supermercado, tickets de compras, catálogos de esa multinacional sueca que tanto nos gusta, e incluso esas tarjetas de visitas que ya no nos caben en la cartera. Son nuestro refugio más preciado donde hallamos cualquier “papelajo” que, en un momento dado, necesitamos imperiosamente. Por ello, y aunque hayan perdido su función principal, no dejamos de darle su sitio en nuestros hogares. ¡Que vivan los porta cartas! 








Foto


Foto




Foto

Y vosotr@s.... ¿le dáis uso a estos bonitos chismes? ¿Qué almacenáis en ellos? ¡Contadnos!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...