viernes, 2 de diciembre de 2016

Nos gusta sonsacar...

Esta mesa de sofá nos enamoró a las dos en cuanto la vimos en una tienda de muebles de segunda mano. Con sus líneas curvas y su estilo clásico, nos pareció el complemento perfecto para darle un aire vintage a cualquier salón actual. Eso sí, pasando antes por chapa y pintura en nuestro taller.


Después de darle vueltas a su futura nueva imagen, decidimos que queríamos conservar algo del color negro para que formara parte de ella. No solemos utilizar la vela en nuestros trabajos, pero hoy se hacía necesario su uso para "sonsacar". Con la experiencia, hemos aprendido que, para que un color "salga" de debajo de otras manos de pintura, es necesario aplicar un poco de cera en las zonas elegidas. De este modo, la pintura se adhiere menos, y la lija tan sólo arrastrará la ultima capa, sacando a la luz fácilmente el tono de abajo. Sin la protección de la vela, ¡nosotras nos lo llevamos todo por delante! y terminamos siempre con la madera vista...


Primera mano de pintura, y primer lijado de aristas...




Pasamos de nuevo la vela por ellas, y volvemos a pintar y a lijar las zonas elegidas.


Pero necesita una tercera capa de pintura para lograr el resultado que buscamos, esta vez sin cera para que la pintura agarre bien del todo. Y vuelta a lijar suavemente.


Barniz y cera... ¡y lista para decorar!








Las dos la visualizamos en nuestros respectivos salones, ya sabéis que solemos enamorarnos de todo lo que cae en nuestras manos, pero hay que dejarla marchar...


 Hoy nos sirve para acudir al Finde Frugal de Marcela. ¡Esperamos que os guste!


¡Feliz fin de semana!


miércoles, 30 de noviembre de 2016

¡Humor amarillo!

¡Qué de risas recordamos con aquel programa de televisión que seguro much@s de vosotr@s veíais...! ¡Humor amarillo! En él, una fila imparable de concursantes orientales hacían toda una serie de extrañas y arriesgadas pruebas de habilidad y destreza que, en la mayoría de los casos, terminaban con caídas, golpes y mamporros, con la consiguiente hilaridad de los televidentes.  En España, el doblaje de ese programa japonés era realmente desternillante, y sus locutores inventaban toda clase de nombres para los concursantes: Pinky-Winky, Dolores Conichigua o el famosísimo Chino Cudeiro, eran algunos de ellos.

Y es que la influencia de Oriente es ya innegable en nuestra sociedad. El caso de las tiendas chinas es un ejemplo de ello. A pesar de lo que ha arrasado, en muchos casos, al comercio tradicional de nuestras ciudades, tenemos que reconocer que esos bazares nos ha permitido adquirir con facilidad, en un solo establecimiento, diversidad de artículos útiles, y no tan útiles, que también los hay, para nuestra vida diaria.

Innegable el fulgor amarillo, e innegable también que la sonrisa es la mejor de las medicinas, así que nada mejor que mezclarlas y ... ¡ahí tenéis un buen ramillete de "yellow smiley faces"!














¿Os sumáis a la moda de sonrisas amarillas?


lunes, 28 de noviembre de 2016

El primer sonido del día...

Todas las mañanas se repite la misma escena en nuestras casas; a las siete, minuto arriba, minuto abajo, comienzan a sonar los despertadores de cada morador de las mismas. Diferentes melodías, tonos, canciones... aunadas en un atronador concierto mañanero que sólo consigue interrumpir los manotazos a ciegas hasta dar con la tecla del off. ¡Qué momento! En nuestra niñez y juventud la cosa era aún peor; recordamos haber escondido el dichoso reloj al no poder soportar su "tic tac" en mitad del silencio de la noche, mientras que el "ring" de su campanada era capaz de sacarnos del más profundo sueño a golpe de infarto. Eran, entonces, de cuerda y analógicos. Todos nos levantábamos a y cinco, a y cuarto, a y veinticinco..., así que nada de minutos caprichosos..., esos había que ponerlos a ojo. Cuando aparecieron los primeros modelos que funcionaban a pilas, muchos de aquellos preciosos y ruidosos despertadores de antaño fueron relegados a algún cajón o, simplemente, al olvido. Veréis: nosotras, que casi siempre somos tan espabiladas, también tenemos nuestros momentos lentos (o petardos, muy petardos...). No hace mucho, dejamos escapar un precioso modelo vintage en un mercadillo, nada caro y ¡en verde mint! Ya, ya, ya... mejor no decir nada más. Menos mal que una de nosotras sí puede presumir de ejemplar bonito, con el que ilustrar este post y decorar su casa. Eso sí, con la cuerda en reposo, que sólo faltaba éste para completar la sinfónica tempranera, sobre todo hoy lunes y aún sin espabilar...












 Foto



¿Cómo suenan vuestras casas a primera hora? ¿Alguna con sabor vintage?


viernes, 25 de noviembre de 2016

Con cristales y otras cuentas

Hoy volvemos a recordar aquella quedada bloguera de octubre para contaros otro regalo sorpresa que recibimos. Nuestra querida Anna, conocida de todos por su blog "De todo un poco", nos sorprendió materializando una promesa que hizo en su comentario a este post. Desde Barcelona cargó con esta preciosa lata vintage, y el tesoro que contenía su interior. Como anécdota, contaros que, de vuelta a Sevilla, nos pararon en el control del AVE, y nos hicieron abrir la maleta que contenía la lata, pues en el escaner no supieron identificar el contenido del envase y parecía sospechoso...¡lo que no nos pase a nosotras!


En fases, pues parece mentira la cantidad de cristales que había, hemos ido quitando los antiguos enganches en mal estado. 



Tras reposar en un baño de agua y amoniaco, el resultado es espectacular; vuelven a brillar con el fulgor de su mejor época.


Y aunque nos vienen fenomenal para transformar esas lámparas que tanto nos gusta recuperar, algo más queríamos hacer con ellos, y con otros invitados que atesoramos: botones y cuentas de collares.


Teníamos una idea en mente que no sabíamos muy bien cómo llevar a la práctica. Compramos en una ferretería un rollo de alambre del más fino y maleable. Pero era imposible enhebrar con él las cuentas y cristales... Fue durante un almuerzo que esta botella nos dio la solución: ¡la malla metálica!


Este material era el que estábamos buscando, resistente y muy fino y moldeable. Una vez resuelta la parte técnica, ¡a disfrutar con la creativa!


Por si os animáis a probar, una vez pasado el hilo metálico por todas las cuentas, hay que volver a pasarlo a la inversa, para así conseguir mayor consistencia y rigidez en la hebra...


... lo suficiente para formar estos círculos de fantasía ...


... con tu imaginación ...


... y los materiales de que dispongas.


Queremos adornar con ellos el árbol de Navidad (haremos más...)


Pero mientras ésta llega, los vamos a enseñar en casa de Marcela Cavaglieri, donde cada viernes compartimos creatividad e ilusión con muchas compañeras de faena...

¡Feliz fin de semana!

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Casa da Joana

En otra de nuestras excursiones a Portugal, en este caso a Elvas, nos llamó muchísimo la atención la decoración de esta preciosa fachada. 


Nuestra sorpresa fue que, al acercarnos, en el interior de lo que parecía en principio un hogar, había una gran exposición, taller y tienda de maravillosos artículos realizados en todas las técnicas de costura habidas y por haber.


Las escaleras de acceso al piso superior estaban totalmente cubiertas de bordados, manteles, paños....


Y en la planta de arriba, todas y cada una de las habitaciones hacían que nuestros ojos se abrieran más y más al descubrir los tesoros que, por todos y cada uno de los rincones, se mostraban con una belleza inusitada por lo original de su factura y de su disposición.




La dueña y señora de este inmueble, y artesana de todos los artículos, Joana Leal, fue mostrándonos con paciencia todas las estancias, explicándonos cómo se llamaba cada pieza, cómo estaban hechas y destacando el cariño y el amor con que estaban realizadas. Ella nos descubrió una preciosa palabra,... "trapología", que ganaba por goleada al anglicismo tan arraigado del "patchwork" y que, a partir de ahora, adoptaremos como  nuestra.


Nos habló de las dificultades que tiene el artesano en ser valorado en su propia tierra (eso es algo que también pasa por aquí...), y cómo, sin embargo, recibía encargos de Badajoz, Sevilla, e incluso Madrid o Barcelona: mantelerías, juegos de cama, ajuares completos.... 


También nos comentó Joana que su marido era un apasionado de la madera, y gustaba de reciclar y redecorar todo lo que hallaba de este material. Y así, en sabia conjunción, todo lo que en esos cuartos había se convertía en arte....


Incluso algunos de los techos estaban cubiertos con patrones de bordados....


Damajuanas vestidas de croché, cestas en las paredes, ramas a modo de percheros...


..., copetes de madera sujentando telas y más patrones, decenas de colores en hilos para bordar, coser o tejer....


Y más tejidos con los que disfrutar de un diseño y colorido de lo más atrayente


Así que, no lo dudéis... Si váis a Elvas, no dejéis de visitar la "Casa da Joana" y seguro que os sorprenderán su hogar y sus espectaculares labores. Ya os enseñaremos una muestra que nos trajimos de allí, en la técnica llamada "fuxico" que seguro os encanta.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...